https://topmadera.com/wp-content/uploads/tarima-sintetica-terraza.jpg

Al construir una terraza con suelo de madera, es normal dejar pequeños espacios entre tabla y tabla.

Esto puede ser desconcertante para muchas personas, ya que esperamos que cada tabla de tarima para exterior se ajuste perfectamente una al lado de la otra.

Sin embargo, estos espacios en realidad tienen un propósito y son una parte esencial de la construcción de un suelo de madera para terraza.

Primero, es importante entender que la madera se expande y contrae. Es un material vivo que está constantemente reaccionando al ambiente que lo rodea.

Por ejemplo, cuando hay un aumento en la humedad, la madera absorbe agua y se hincha.

Por otro lado, cuando el clima es seco, la madera pierde agua y se contrae. Esto es conocido como el movimiento de la madera y es una característica natural de este material.

Ahora, al pensar en cómo se construye una terraza, es fácil ver porqué los espacios entre las tablas de tarima exterior son inevitables.

Si las tablas estuvieran muy juntas, no tendrían espacio para moverse cuando la madera se expande. Esto llevaría a que la madera se curve, se agarrote o incluso se raje.

Además, al no permitir que la madera se expanda y contraiga libremente, se corre el riesgo de que los clavos o tornillos se suelten y se produzcan grietas y separaciones en la superficie de la terraza.

Por lo tanto, los espacios entre los tableros son necesarios para permitir que la madera tenga espacio para moverse sin dañar la estructura de la terraza.

Lijado y mantenimiento de tarimas

Instalación de tarima exterior con juntas

Los espacios entre las juntas actúan como canales de drenaje, permitiendo que el agua se filtre entre las tablas en lugar de acumularse en la superficie y causar daños a la madera.

Sin estos espacios, el agua se quedaría atrapada, lo que podría provocar pudrición y debilidad en la estructura.

Los espacios en la tarima de exterior, también, facilitan la limpieza y el mantenimiento de la terraza.

Al permitir que la suciedad caiga entre las tablas, es más fácil limpiar la superficie de la terraza con una escoba o una manguera.

De hecho, también, estos espacios proporcionan una mejor circulación de aire debajo de la terraza, lo que ayuda a prevenir la acumulación de humedad y la formación de moho y hongos.

Aunque es común preocuparse por los espacios en una tarima exterior para terraza, en realidad son parte de su diseño y rendimiento adecuado.

Sin ellos, la estructura de la terraza puede verse comprometida y su durabilidad se verá afectada.

Por lo tanto, es importante entender que estos espacios son esenciales y no necesariamente indican un problema en la construcción.

En conclusión, los espacios entre los tableros de madera al construir una terraza son necesarios y beneficiosos para la estructura y el mantenimiento de la misma. Permiten que la madera se mueva y respire, evitando daños y prolongando la vida útil de la terraza.

Así que la próxima vez que piensas en construir una terraza con un suelo de tarima exterior, no te preocupes por esos pequeños espacios, ¡son parte integral de su buen funcionamiento!